– Martín Vargas –

Martín Vargas
Martín Vargas

Que no te acorrale el lobo
en su madriguera.
Que los perros dejen tranquila
tu soledad.
Que no te disparen miedo
las sanguijuelas.

Que los perros ladren muy lejos
de tu verdad.
Esquiva otro golpe cruento.
Defiende tu alma inquieta.
Esquiva otro golpe incierto.
Defiende tu cara vieja.

Martín Vargas
Martín Vargas

Que no te acobarde el tiempo
zurciendo grietas.
Que tus puños no tengan odio
que ensangrentar.

Que no te rompan los ojos
con sus querellas.
Que el olvido no deje huellas
para llorar.

Esquiva otro golpe cruento.
Defiende tu alma inquieta.
Esquiva otro golpe incierto.
Defiende tu cara vieja.

Martín Vargas
Martín Vargas

Dale duro, dale duro…