– Del color de la tierra –

Sí, aquí estamos
esperando el momento indicado.
Con la paciencia enredada en raíces,
con la esperanza en vuelo y sin ceder.

Del color de la tierra es nuestro sino,
del color de la tierra nuestro ser.
Sin palabras gastadas, declarando:
¡No existen ambiciones de poder!

Si, aquí estamos
soportando promesas incumplidas.
Con el rostro escondido, pero viendo
con las contradicciones en la piel.

Del color de la tierra son mis sueños.
Del color de la tierra nuestro dolor.
Si la historia insensata nos ignora.
¿Cómo puede extrañar la rebelión?

Sí, aquí estamos
reafirmando demandas de justicia.
Guarecidos en el barro de la selva,
con pertrechos de savia ancestral.

Del color de la tierra nuestros hijos.
Del color de la tierra nuestra sed.
Del maíz que aún brota de estos suelos
renacen nuestros padres a encender.