-Candela –

Déjame que te diga
que eres lo más bello
que puede respirar.

Déjame que no quiero
romper el equilibrio
de tu mirar.

Se detiene al instante
el tren ya vacío de libertad.

Carabelas del tiempo,
gaviotas del cerebro para encantar.

Estaremos soñando,
seremos la vanguardia
que quiere encontrar
escaleras al centro
del mudo andamiaje existencial.

Estarás en lo cierto
cuando abras la puerta
para escapar.

Y el trapecio de fuego,
y el átomo del árbol, raíz paternal.

Candela, Candela
VOLVERE
Estaremos soñando,
estaremos cantando
VOLVERE
Candela, Candela
VOLVERE

Parece que la vida
en el vientre nos piensa
VOLVERE
Candela, Candela
VOLVERE
Estaremos jugando,
estaremos luchando
VOLVERE
Candela, Candela
VOLVERE
Parece que la vida,
en el aire nos sueña
VOLVERE

(Déjame que te diga,
me duele la indiferencia mundial,
ese desconcierto de la vida;
te importa la conservación de la selva,
y el respeto a los derechos humanos.

Lloran los niños del Cobre
y se mueren en Gaza y Kabul.)